La carrera de Olga: atletismo en el Aconcagua

 

por Danilo Herrera B.

En la década del 70’, con apenas doce años y casi sin darse cuenta, Olga del Carmen Palacios Videla comenzó su camino en el deporte. Durante sus clases de Educación Física fue notando que con facilidad llegaba primero en las competencias de atletismo de su escuela República Argentina. Su talento no pasó desapercibido y fue generando un gusto personal por las victorias, lo que la motivó a dar un paso más allá en el atletismo de velocidad.

15555388_10210843687426816_1102842100_o

En aquellos tiempos en Los Andes, las opciones que tenían los jóvenes interesados en este deporte estaban dadas por esforzarse en el colegio y participar de las competencias interescolares, así como también integrarse a las competencias entre escuelas de atletismo, de las que había dos: El club deportivo San Martín y el club Michimalonco. Si el talento era suficiente y se contaba con buen apoyo, se optaba por competir en las provinciales,  en las regionales y en los nacionales de Atletismo, para finalmente enlistarse en la élite deportiva nacional.

Olga participó en las competencias anuales interescolares, las que auspiciadas por el diario El Mercurio permitían reunir en etapas a las jóvenes promesas del atletismo de todo Chile. Competían primero los colegios de Los Andes, medio que permitía definir a los tres representantes de la ciudad; en esta instancia Olga obtuvo tercer lugar. El resultado le permitió ser reservista y con el primer y segundo lugar viajar a San Felipe a definir en competencia a los representantes de la antigua provincia del Aconcagua (Los Andes, San Felipe y Petorca). Por la ausencia de una competidora, pudo participar ganando en cien y doscientos metros, durante los años 1977 y 1978. Ya elegidos los mejores corredores del Aconcagua se realizaban las regionales donde competían los atletas de las diferentes provincias de la V Región de Valparaíso. En esta etapa obtuvo la medalla de oro en cien metros. Finalmente, en el mes de octubre se realizaban las nacionales en el Estadio Nacional de Chile, de todas las regiones se elegían a los mejores deportistas en cada ámbito. En el año 1977.  Olga llegó a esta instancia, sin embargo producto de una lesión de entrenamiento, su rendimiento disminuyó mucho, impidiéndole estar en óptimas condiciones para alcanzar las Finales.

Otra manera de competir, era a través de los clubes locales de atletismo, San Martín y Michimalonco los que, como clásicos rivales, se encontraban cada quince días en el Estadio Regional con gran presencia de espectadores. Olga fue invitada a participar el club San Martín por sus buenos resultados en la competencia provincial en San Felipe, lo que le permitió entrenar y competir frecuentemente  con el apoyo de este club. Incluso pudo ir en tren a Valdivia a competir, donde con su equipo se midieron con un club local, resultando segunda en doscientos metros y primera en cien metros.

Entrega de medalla por participación interescolares, 1977

El entrenamiento que vivió para poder avanzar en el atletismo era muy duro. Además de ser preparada en su colegio, se entrenaba con el Club San Martín quienes en las Canchas del Gimnasio Centenario entrenaban tres o cuatro veces por semana durante una hora y media como mínimo, incluyendo en algunos casos entrenamientos en el Cerro de la Virgen. Fundamental en este proceso, y quien la llevó a un buen nivel para competir fue Tomás Delgado, preparador físico del club y de la Liga Atlética de Los Andes, así como los profesores de su colegio que la motivaba en el ámbito deportivo.

El esfuerzo de Olga, la llevó a ganar en 1979 una beca en la Escuela de Talento Deportivo en Santiago, donde llegaban las mejores promesas del deporte nacional, muchas de las cuales tenían escasos recursos. Para tomar esta beca se trasladó a la capital a estudiar en el Instituto Nacional Femenino. Ahí entrenaba de lunes a viernes, y sábado por medio competía, con un gran nivel de exigencia por parte de sus profesores. Sin embargo, en el 79`, cuando se fue a Santiago, estaba pololeando y antes de asumir la beca se embarazó, siendo muy joven. Ello la llevó a renunciar a la beca y dejar el atletismo, así como sus estudios. Todo este proceso fue muy duro para ella y su familia, pues habían puesto mucha fe en su futuro.

Después de tener a su primer hijo, Olga siguió con el atletismo llegando casi a sus marcas personales, pero nunca fue lo mismo. Poco a poco la soledad del entrenamiento,  pues no pertenecía a ninguna institución, la fue desmotivando hasta dejar de entrenar.

Momento de la victoria en interescolares, 1977

Hoy Olga vive en Villa Alemana con su familia, es dueña de casa y hace poco terminó sus estudios de Enseñanza Media, los que hace mucho había dejado inconclusos. Aunque recuerda con nostalgia aquella etapa de su vida, piensa que su historia deportiva es un buen mensaje para aquellos jóvenes que entran al deporte, ya que muestra que con dedicación y esfuerzo se puede lograr mucho, pero también hay que ser responsable y aprovechar aquellas oportunidades que da la vida.

Agrupación Ecológica Campos de Ahumada.

 

Por Francisca Contreras y Danilo Herrera.

En los bellos parajes rurales de la comuna de San Esteban, nos reunimos con la directiva de la Agrupación

Ecológica Campos de ahumada; Elaine Contreras (presidente), Denisse Contreras (tesorera), Eisabeth Córdoba

(delegada), quienes nos contaron de los problemas, desafíos y sueños de su equipo de trabajo. ¿Que los ha reunido? sus raíces en la Comunidad Agrícola Campos de Ahumada y su ánimo por proteger su naturaleza y la forma de vida de los comuneros

foto1

 

¿Cómo se llama la agrupación en la que pertenecen?

Agrupación Ecológica de Campos de Ahumada.

¿Qué tipo de organización es y cómo funciona legalmente?

Es una organización funcional territorial. Es sin fines de lucro, tiene su Rut y está inscrita en el registro civil.

¿Desde cuándo existe? Como grupo y legalmente.

Nos constituidos legalmente el 16 de julio del 2013.

¿Por qué razón decidieron formar la Agrupación?

Producto del problema con las mineras. Hubo una necesidad de proteger la ecología del problema minero, que de alguna forma fuera sustentable. Proteger, por ejemplo, muchas especies que estaban siendo destruidas. Nos constituimos entonces para impedir el paso de las mineras al campo, pero no lo pudimos lograr, porque la ley las avala mucho. Igual hemos hecho algo.

Nosotros hicimos un catastro, por todo el paso del sector los pozos, que son bebederos naturales de agua donde los animales se detienen a beber. La minera pasa justamente por el sector, bordeando los pozos. Para toda la gente que trabaja la ganadería vacuna y caprina no están seguros con sus animales, porque pasan los camiones para bajar el mineral. No queríamos que entraran a ese sector. Además la calle está toda hecha tira, porque no está hecha para el paso de camiones mineros.

¿Cuántas personas están participando en la organización?

Somos aproximadamente 30 inscritos, pero siempre participamos 11. En general estamos siempre las tres (directiva), pero también hay otras personas que están apoyando no siendo tan visibles. La comunidad igual también nos apoya, actividad que queramos realizar no nos ponen problemas. Sin embargo, no tenemos la cantidad de gente que quisiéramos tener en la agrupación. Porque la gente dice sí apoyo, pero cuando llega el momento no llega a apoyar. falta compromiso, falta gente joven; con los adultos que hemos conversado nos dicen “nosotros ya hicimos eso”. Es difícil el apoyo de la comunidad, porque son mayores. Y por otro lado tenemos que ir a Campos de Ahumada (desde San Esteban) y no siempre se puede.

¿Cuál sería la finalidad directa en el campo?

Sacar las mineras, la basura de los visitantes y las motos. Estas últimas pasan por algunos sectores donde se destruyen vegas. Hay un letrero de la Laguna el Copín donde dice que lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer y lo borraron. Van igual.

Es un trabajo que necesita mucha coordinación y es muy complejo porque por ejemplo, necesitas una persona que esté en la laguna y vea lo que está pasando y pueda llamar a carabineros. Se necesita que la comunidad no los deje pasar Se necesita de mucha gente para la coordinación. Hemos logrado conseguir algunas cosas. Por ejemplo que carabineros vayan cuando se los llama, que la misma gente nos avise que subieron las motos y los jeep.

Pero como te digo, es un trabajo que necesita afinar muchos detalles porque la laguna está muy lejos.

sendero-al-copin-9
Sendero al Copín

¿Cuáles han sido las actividades que han realizado desde su fecha de conformación?

Hemos realizado limpiezas de la vuelta del águila. Nos hemos enfocado en ese sector porque se presta para el carrete de la gente joven. Se ha limpiado por gente particular y de la comunidad. Nosotros hemos realizado tres limpiezas, pero es triste, porque al pasar después de unos días está nuevamente sucio.

También nos hemos organizado con la comunidad. Ayudamos en el mejoramiento de la sede de junta de vecinos del sector alto. Las otras actividades fueron con Servicio País, porque somos la única organización que estamos en el sector, entonces nos contactaron y empezamos a participar con stand en actividades para darnos a conocer.

Han recibido apoyo sea del gobierno, fundaciones ¿Hay organizaciones que los apoyen?

La municipalidad el único apoyo que nos entrega es el tema de colaciones que se solicitan y los permisos para poder trabajar, y hay una señora que hace reciclaje, que no recuerdo como se llama, que es de El Cobre, esa señora nos aporta, ella misma va a buscar la basura que dejamos separada.

También Servicio País el año pasado nos ayudó a revivir en realidad, porque estábamos demasiado dormidos.

Prodesal también nos ha generado apoyo a través de la entrega los árboles. Ellos no tienen ningún problema en facilitarnos los árboles, pero nosotros tenemos que realizar la actividad para entregarlos, y esto tiene que ser a través de los niños, cosa que podamos integrarlos y darles información para que vayan tomando conciencia, porque al adulto cuesta más.jornada-educativa4

 

¿Cuál es el aporte que ustedes creen hacer a la comunidad, con la organización que tienen, cuál es ese aporte que sienten, que ven, que esperan?

Ahora la comunidad tiene con quien contar, ya tenemos un compromiso, una unión, ellos no quieren las motos, no quieren que les destruyan, eso es un trabajo que se está realizando, y ya la misma gente del sector avisa que ya están entrando las motos y los jeep.

Tratamos un poco de proteger, somos como los guardianes del campo. Eso queremos ser, guardianes de lo poco que queda de bosque nativo.