Club del adulto mayor Esperanza

por Danilo Herrera casa

 

Entrevista 16 julio 2016

Un frío y lluvioso día de abril hemos ido al Club del adulto mayor “Esperanza” ubicado en la población Alonso de Ercilla para conversar con doña Elcira Hernandez presidenta de la organización, quien después de una jornada de trabajo nos recibió acogedoramente en la sede con algunas de las socias que tenían turno ese día. Desde el 2014 el club ha reunido principalmente adultos mayores del barrio, quienes a través de la preparación y venta de pan amasado juntan fondos para viajar por Chile y latinoamerica cada fin de año, posibilitando así que sus socios recorran, compartan y se organicen en un unido equipo de trabajo.

¿Cuál es el nombre de la organización en la que participa?

Club del adulto mayor Esperanza.

¿Qué tipo de organización es?

Es una organización funcional, igual a organizaciones como centros de madres, clubes deportivos, comité de allegados. Y son funcionales porque puede haber gente de toda la comuna de Los Andes, no necesariamente tiene que ser del barrio.

¿Cómo y por qué razón fue creada?

Fue creada porque nosotros teníamos un centro de madres acá que se llamaba Isabel Riquelme. Y un día fui a la gobernación a solicitar ayuda para el centro de madres, ya sea en lana o lo que fuese. Allá el gobernador me recomendó que mejor formara un club del adulto mayor, porque el Estado no tenía como ayudar a los centros de madres porque ya estaban como obsoletos. Y nos gustó la idea, y de ahí formamos este club del adulto mayor. Con la gente del centro de madres mientras, con 15 personas, y así fue llegando gente, donde ya son mas de 20, hemos sido casi 30.

¿Y cuántas personas están participando actualmente?

26 personas con 3 voluntarias, tenemos 23 socios. Los socios son las personas de 60 años más un mes, las voluntarias son aquellas personas de menos de 60.

señora¿Cuál es la finalidad de esta organización?.

A ver, el objetivo, el porque hemos trabajado todos los años: porque a nosotros nos gusta pasarlo bien, nos gusta viajar, y es por eso que trabajamos para aprovechar y conocer todo lo que no pudimos cuando teníamos los hijos chicos y después estudiando. Ahora nos sentimos más libres, ya no tenemos que cuidar más niños y podemos salir.

¿A qué lugares han podido ir con el dinero que han reunido?

E: Hemos viajado al extranjero, hemos ido a Perú, y a Bariloche, hemos recorrido el sur; Chiloé como 3 veces, tres o cuatros veces hemos ido a Licanray; a todo ese sector, a Valdivia también, a Niebla.

¿Y sus viajes cuánto duran generalmente?

E: Son 10 días, el primer día es el de viaje para allá, nos vamos en la mañana porque no nos gusta que viajen de noche los choferes, inclusive nosotros les pagamos las cabañas, porque nosotros queremos nuestra seguridad. Y se le da un sobre con cien mil pesos a cada una, o sea todos nos damos cien mil pesos, los que se entregan a cada una antes de subir al bus, eso es para la alimentación. Cada una es dueña de almorzar lo que quiera, si quiere gasta los diez, cinco, dos o tres y si quiere comprar algo que cueste más de diez mil pesos, ahí ya lo pone de su bolsillo.

¿Qué actividades realizan para financiar sus proyectos?.

E: Es el trabajar haciendo pan, ese es nuestro ingreso.

¿Cómo funciona eso?.empanadas

E: Hace bastantes años que estamos obteniendo los proyectos del Senama. Y esos fondos van solamente para insumos. Nosotros compramos harina, grasa, manteca, levadura, la sal. Con eso trabajamos y eso nos sirve para juntar la plata para salir.

Y con los fondos propios también. Cada una pone mil pesos para comprar los primeros sacos de harina, los primeros insumos y de ahí con lo que ya se vendió seguimos comprando. Ahora recién estamos elaborando un nuevo proyecto que hay que entregarlo la próxima semana al Senama regional, ahí hay que esperar hasta septiembre más menos a que nos llegue la nueva resolución de si lo obtuvimos o no. Llega la plata, compramos y seguimos trabajando.

¿Y el pan lo veden en su barrio?

Hay un viejo que sale a recorrer la población y a gritar el pan en una bicicleta. Uno de los hijos le hizo un parrillita especial adelante donde sienta el canasto. También la gente sabe y vienen a comprarnos acá.

¿Qué otros beneficios tiene el participar en un club del adulto mayor como el de ustedes?

E: El beneficio también es sentirse útil a la sociedad o ante la sociedad, que no somos unos viejos sedentarios. También el beneficio es sentirnos más dignos, esto de estar acá, organizarlo, porque somos la sociedad civil organizada ¿no?. Nosotros pertenecemos a la sociedad civil organizada, nos sentirnos más dignos porque yo ya no estoy parada en la esquina, pará en la escoba afuera con la vecina de al lado cotorriando, sino que yo salgo a barrer rapidito porque a la tarde tengo que irme a mi turno y porque hoy nos toca la reunión. Siempre estamos con nuestra mente ocupada, o sea yo creo que es eso lo que más no sirve, tener la mente ocupada en algo positivo, que algo tenemos que hacer ya sea por nosotros o por los demás. Y tenemos una casita pobre como la tenemos pero es nuestra, este es nuestro segundo hogar, de nuestra casa nos venimos para acá.

¿Qué desafíos creen que tienen para el futuro como organización?.

E: Fíjate que ya no estamos como para proponer  grandes desafíos, darnos grandes metas. La meta es la que hemos tenido siempre y es la que cumplimos bien. Aunque hemos tenido pruebas difíciles con la enfermedad que sufrió una de las socias, pero sabes tú que eso nos sirvió mucho aparte de toda la pena que pasamos, porque pude conocerle el corazón solidario a cada una. Todas vinieron a trabajar para juntar plata para ayudarla. La tesorera prestó la plata porque ya no teníamos, habíamos vuelto del paseo, estábamos en el verano y no teníamos dinero en los fondos del club. Entonces compramos los materiales, devolvimos la plata a ella y todo lo que quedó se puso en un sobre y fuimos a tomar once, y se le entrego eso a la Lucía para que comprara algunas cosas.pan

Así que todas llevamos para la once para que se no gastara en nada, y eso, somos solidarias, no nos falta nada, somos felices, estamos contentas, este año nos llegaron cuatro personas más, llegó la anita, la gabi, el marido, la Mafalda, la hija de la Mafalda, el esposo . Llego gente nueva y están felices. Aquí somos una familia, si le pasa algo a alguien somos como una familia.   

Segundo Coloquio: «Patrimonio Natural en el Valle del Aconcagua».

El pasado sábado 16 de julio llevamos a cabo nuestro segundo coloquio, titulado “Patrimonio Natural en el Valle del Aconcagua”. Esta vez contamos con la colaboración de la Ilustre Municipalidad de San Felipe, el Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y el Programa Par Explora de CONICYT Valparaíso.

12593609_726883487451598_1673232385055175234_o
Palabaras de bienvenida de nuestro presidente Jorge Cancino.

La actividad tenía por objetivo, generar una instancia de conversación entre el público y los diferentes actores que actualmente trabajan por la conservación del patrimonio natural en Aconcagua. De esta manera se buscaba reflexionar sobre los problemas que aquejan la existencia de los entornos naturales del valle, y por qué es necesario involucrarnos como sociedad para procurar su existencia presente y futura.

A pesar de haber sido un día feriado, contamos con una amplia asistencia de personas, quienes llegaron desde diferentes puntos de la zona, incluyendo Quillota y Santiago. Esto nos confirma una vez más el interés por el patrimonio y la importancia de realizar este tipo de actividades abiertas a la comunidad.

El coloquio partió con el primer bloque de expositores conformado por Álvaro Bohme de la Agrupación Ecológica de Campos de Ahumada y Catherine Kendrick del Parque Andino Juncal.

Desde la Agrupación nos hablaron sobre su proceso de conformación, la lucha contra la minería y la basura que dejan los visitantes. Su relato demuestra cómo las comunidades, a pesar de las desventajas que pueden tener frente al desarrollo minero y los intereses de privados, se pueden organizar para frenar los peligros que degradan su hábitat.

13735677_726883484118265_7808396318115978283_o
Catherine Kenrick presentando sobre el Parque Andino Juncal

Del mismo modo, desde el Parque Andino Juncal nos contaron cómo evolucionó la idea de crear un parque privado para la conservación de un ecosistema alto andino. Su experiencia dejó en claro las posibilidades que existen para conservar el patrimonio natural, pero sobre todo, lo importante que son las alianzas para que esta conservación sea efectiva y duradera.

Después de estas presentaciones, inmediatamente el público se animó a hacer preguntas a los expositores, incluso a intervenir y contestar consultas hechas por sus pares, conversaciones que fueron continuadas en el descanso.

El segundo bloque lo conformaron Juan Carlos Cerda especialista en ecosistemas de montaña, Doris Sanhueza del Centro de Investigación en Turismo y Patrimonio (CITYP) y Denisse Núñez de CONAF.

13737640_726883584118255_300058136697351250_o
El especialista en ecosistemas de montaña, Juan Carlos Cerda.

Juan Carlos nos habló de la importancia de conservar las cuencas hidrográficas que forman el valle, por ser estas donde se encuentran los ecosistemas que dan vida los ambientes naturales y sociales del valle (medio ambiente, economía y cultura). Su principal propuesta se fundó en la necesidad de generar una planificación intercomunal en estas áreas, argumentando su beneficio social al suplir la falta de áreas verdes urbanas en la zona, cuidando de las ya existentes en la cordillera cercana.

Por su parte, Doris nos contó sobre el trabajo de CITYP, destacando lo realizado en relación al catastro de especies, la identificación de espacios de patrimonio natural y el desarrollo de oferta turística de intereses especiales. Según la investigadora, éste sería el camino para generar la conservación de los ambientes naturales de Aconcagua, de manera consciente y sustentable.

13731824_726883664118247_8598661526157419135_o
La directora de la oficina de CONAF en Aconcagua, Denisse Núñez.

Por último, Denisse de CONAF nos instruyó sobre los marcos legales para la protección del patrimonio forestal en Chile. Desde un punto de vista crítico, se refirió al problema de la conservación del bosque esclerófilo típico de la zona de Aconcagua, el que tiene poca presencia en la legislación vigente. Esto haría que su protección sea poco efectiva, frente a las amenazas humanas y climáticas que lo están haciendo desaparecer y, con ello, aumentar el avance del desierto.

De este modo se dio término a las exposiciones y se abrió el conversatorio en torno al vino de honor preparado para la ocasión. Los asistentes tuvieron la oportunidad de conversar con los expositores, compartir experiencias y problemáticas en común, y animarse a generar una propia red de cooperación.

De nuestro lado podemos decir que fue un coloquio intenso, que cumplió su objetivo de generar la instancia para crear lazos, abriendo nuevas oportunidades para avanzar en la conservación de nuestro patrimonio natural, fuente de identidad colectiva para los habitantes de Aconcagua.

13692972_726883667451580_2820496832380255378_o
Al término de las presentaciones, a modo de agradecimiento, los expositores recibieron un diploma y un regalo.